• 02:42 Convertirse en una mala mujer
  • 06:23 Hablar en voz alta, incluso cuando la idea te aterroriza
  • 10:49 De la pintura a una práctica colectiva y en femenino
  • 19:19 Miedo y fragilidad blanca
  • 24:05 Arte y precariedad
  • 26:57 Entrar en la industria musical
  • 30:05 La depresión como forma de resistencia
  • 33:10 Responsabilizarse
  • 37:12 Sobre la performance
  • 38:34 Humor negro
  • 41:04 Trabajar una amable incomodidad
  • 42:52 Psicoanálisis, literatura feminista, ciencia ficción y estrellas del pop
23/01/2020 48' 52''

English

La artista y productora belga Céline Gillain (1979) alternaba su trabajo como profesora de artes en un instituto con la práctica solitaria de la pintura de su estudio de Bruselas, hasta que un día dijo basta y convocó una residencia para seis artistas mujeres en la casa de su abuela. Cinco años de experimentación colectiva y en femenino le abrieron camino a la concepción de performances híbridas y en solitario, entre la investigación artística, la puesta en escena de su escritura especulativa y sus pegadizas tonadillas pop, cuidadosamente urdidas a través de complejas narrativas, sin aparentes costuras ni fisuras. Y justo antes de cumplir cuarenta años, fecha límite para tener hijos, según una obligación social todavía presente, decidió dar un nuevo y brusco giro de volante a su trayectoria para entrar oficialmente en el mundo de la industria musical y de los festivales, con el lanzamiento de su LP de debut “Bad Woman”, desde el que sigue el hilo de sus aprendizajes y fijaciones hasta la fecha pero esta vez, abrazando la prerrogativa de poner a bailar al público.

En este podcast Céline Gillain nos habla sobre el poder de la fragilidad y sobre la depresión como una forma de resistencia actual. Céline articula su pánico escénico y el miedo a equivocarse en medio de los focos frente a la obligación moral y política de tomar control sobre su vida, en tanto que mujer. Atravesada por una profunda conciencia de clase y de sus privilegios heredados, Céline critica la privatización del mundo del arte y apunta a la necesidad del debate colectivo. Paradójicamente, sus recursos actuales son una mezcla de canciones pop, discursos motivacionales y ficciones actualizadas del mundo del entretenimiento, que atraviesan la vida cotidiana con un afilado humor negro y de forma singular.

Compartir
Son[i]aCéline Gillainfeminismomujeres productorassociedad del malestar