• 00:01 Ha lugar
  • 04:11 Mito fundacional de Amereida
  • 06:46 La tradición de los trovadores y una pregunta por América
  • 11:52 Viaje al mar interior
  • 14:29 Teoría de la interrupción
  • 17:30 La carta del errante
  • 20:30 Phalene
  • 24:31 Un pueblo al que cantarle
  • 27:28 La escuela de Valparaiso
  • 29:32 La universidad erótica: nacimiento de la ciudad abierta
  • 36:38 Dunas, esteros, pacífico
  • 39:19 Darle espesor a una ciudad
  • 40:57 Lo impropio
  • 45:08 Hospitalidad y cementerio
  • 47:16 Volver a no saber
  • 48:49 Juntos
  • 49:40 Rondas: 15 cabezas, 50 manos
  • 52:25 Travesías
  • 56:27 Construir la retórica del propio hacer
  • 58:24 Aprender hablando
  • 61:56 Consentimiento y oralidad
  • 64:02 Ágoras sin actas
  • 65:08 Gerundio, fiesta y juego
  • 67:58 Atrapar la palabra
26/11/2019 70' 29''

Castellano

Amereida surge de la travesía emprendida por un grupo de poetas, arquitectos y filósofos, desde Tierra del Fuego hasta Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, durante el transcurso de 1965. Años más tarde, la experiencia redunda en Ciudad Abierta, una vasta extensión de dunas, esteros y quebradas lindantes con el océano Pacífico, en donde sobresalen una serie de arquitecturas experimentales, imaginadas y ejecutadas de manera colectiva. Durante décadas, en colaboración institucional con la Universidad Católica de Valparaiso, la Ciudad Abierta ha ido trenzando filosofía, poesía y arquitectura para dar lugar a una mirada profunda sobre la cultura, construyendo un paisaje donde la actividad poética se encuentra en permanente estado de latencia y puede acontencer. Las travesías, las rondas, las phalenes, el ha lugar, la impropiedad o el volver-a-no-saber son solo algunos de los elementos que dan forma a un edificio pedagógico cuyas características son difícilmente capturables porque se revelan en la propia actividad. Vida, trabajo y estudio resultan ámbitos vitales llamados a fundirse para difuminar sus fronteras interiores.
En este podcast, hablamos con Manuel Sanfuentes sobre la tradición de los trovadores y el viaje al mar interior, sobre interrupciones, gerundios y errancias, sobre impropiedad, hospitalidad y cementerios. Sobre aprender haciendo, los oficios del mundo y los ecos poéticos que permiten que el hacer no se convierta en un mero hacer. Hablamos también sobre cómo organizar un ágora que no funciona por democracia sino por consentimiento y del cual queda únicamente, como acta, la oralidad.

Compartir
Son[i]aManuel Sanfuentes Ciudad AbiertaAmereidaoralidadarquitectura