• 02:27 Estructuras de poder, estructuras de significado
  • 04:54 Cómo me convertí en un artista
  • 08:13 Capas de significado
  • 12:30 Terror-realismo
  • 15:27 El terror, redefinido
  • 21:25 Arte y política
  • 26:55 Violencia, estética
  • 31:47 Los detonantes del cambio
11/10/2016 43' 48''

Kendell Geers se escapó de casa a los quince años, dejando atrás el ambiente opresivo de un entorno familiar afrikaans de clase trabajadora y muy autoritario. El mismo que le hizo desarrollar una desconfianza absoluta hacia las estructuras de poder en general, y que años más tarde terminaría por moldear en buena parte su manera de pensar en arte y de articular relaciones de conceptos a través de sus piezas. A mediados de los ochenta, poco antes de exiliarse por motivos políticos, formó parte del grupo de post-punk KOOS, fundado por el artista Neil Goedhals y el actor Marcel van Heerden: una banda de culto en la que colisionaban la disidencia, la poesía y el rechazo a un sistema claramente al borde del colapso. “Para mí, cualquier forma de poder es algo que debe ser cuestionado y desafiado. Todavía hoy me preocupa la cuestión de las formas en las que se manifiesta el poder, y cómo los artistas interactúan con ellas”, afirma.

Implicado desde muy joven en el movimiento anti-apartheid, su obra es un reflejo de un contexto con múltiples capas de conflicto, que señala constantemente con la mayor acidez posible los desequilibrios sociales y raciales de la realidad surafricana y su historia colonial. En una primera época, mediante una práctica cercana al ready made y el arte conceptual, siempre de corte chocante y provocador (como su amenaza de bomba convertida en pieza en Documenta), y más tarde con un giro hacia la exploración de lo espiritual y los estados alterados de conciencia.

SON[I]A habla con Kendell Geers sobre terrorismo, violencia lingüística, africanidad y tensiones sociopolíticas antes y después del apartheid.

Música: fragmentos del disco de Phill Niblock "Disseminate"
Compartir
Son[i]aKendell Geers