11/03/2013 47' 29''

English

Producido por Roc Jiménez de Cisneros y Rubén Patiño

Kees Tazelaar (1962) es desde hace años el responsable de uno de los archivos más importantes de música electroacústica de Europa, pero prefiere esquivar el calificativo de coleccionista. Su interés, cuenta él, tiene más de divulgativo que de exclusivo, y su voluntad es más arqueológica que completista.

La trayectoria artística y académica de Tazelaar está estrechamente vinculada al prestigioso Instituto de Sonología holandés, uno de los focos de creación e investigación con más solera del panorama electroacústico del continente.. La entidad, que desde 1986 forma parte del Real Conservatorio de La Haya, nació en 1960 de las cenizas del estudio para la música electrónica de los Philips Research Laboratories de Eindhoven, y heredó entonces una extensa colección de cintas de los pioneros de la música electrónica en Holanda.

Este archivo es pues un interesante reflejo del estallido de actividad y experimentación que tuvo lugar a mediados de siglo, no solo en los Países Bajos, si no en muchos otros estudios del mundo bajo el auspicio de universidades y laboratorios privados (Bell, IBM, Philips), en ese fascinante período de transición en que la investigación sobre acústica de la industria se mezcla con los primeros hitos de la música electrónica.

Compositor y educador (profesor en Sonología desde 1993 y director del instituto desde 2006), Kees es también conocido por su labor de restauración y conservación de algunas de las obras esenciales de la electrónica del siglo XX. Ha participado en reconstrucciones de piezas de Gottfried Michael Koenig, Jan Boerman (su profesor de composición), Iannis Xenakis, György Ligeti y Luctor Ponse, aunque el proyecto estrella en su currículum sigue siendo el célebre "Poème Électronique" de Edgard Varèse.

Como artista, restaurador, administrador del archivo de Sonología, y experto en todo lo que concierne a la historia del legendario Pabellón Philips de 1958, Tazelaar reflexiona en esta entrevista sobre los retos de la restauración, los límites de la intervención y el concepto de responsabilidad artística en la reconstrucción de obras, la importancia del medio, y su mantenimiento y la digitalización. A pesar de que de vez en cuando acaba volviendo irremediablemente a la palabra colección, su significado es sin duda más abierto que restrictivo.

Al fin y al cabo, la actitud de Tazelaar es claramente pedagógica, más cercana al tubo de ensayo o al microscopio que al cazamariposas o las casas de subasta. Su actividad, como demuestran proyectos de recuperación de la magnitud de "Popular Electronics: Early Dutch Electronic Music From Philips Research Laboratories" (1956 – 1963), el cuádruple CD que produjo en 2004 desenterrando trabajos olvidados e inéditos de los padres de la electrónica holandesa, implica no solamente crear y difundir, si no establecer puentes entre generaciones que, de otro modo, permanecerían probablemente aisladas.

Compartir
InvestigaciónMEMORABILIAKees TazelaarMEMORABILIAcolecciónarchivo