06/07/2010 58' 3''

A cargo de Jon Leidecker

"Pastoral V.2" pretende subrayar la historia de las piezas clásicas de música electrónica y concreta que, a lo largo de los años, trataron de emular y extender las voces y sonidos de nuestro paisaje pastoral, que puede estar más cerca del potencial inherente al medio, que las expresiones de inhumanidad y alienación de la cultura industrial que suelen asociarse a esta música.

La música electrónica llegó por primera vez a un público relativamente amplio durante la década de los cincuenta, acompañada por descripciones que calificaban sus sonidos de fantásticos, fríos, inhumanos y "de otro mundo". Esos calificativos se pueden entender, al menos en parte, como consecuencia de la incorporación de sonidos electrónicos como efectos en películas de ciencia ficción y programas de televisión, una práctica abanderada por Louis y Bebe Barron en la banda sonora para la película "Planeta prohibido" (Forbidden Planet). Sin embargo, los instrumentos electrónicos poseían la habilidad de emular y extender las voces del mundo animal con mucha más precisión que ningún otro instrumento anteriormente. Un oscilador de tonos con una compuerta o un sintetizador sin templar ofrecen más posibilidades de crear melodías parecidas al canto de un pájaro que cualquier violín o flauta de la historia –a excepción tal vez de una flauta acelerada varias octavas mediante técnicas de música concreta.

Compartir
InvestigaciónInterrupcionesJon LeideckerpájaroDavid Tudor Interrupcionesselección musicalMix