Descargar PDF
10/05/2022

English

Rhythmicon (c) Andrey Smirnov

A finales del siglo XIX, la música cambió de manera drástica debido a dos factores: el colapso de la tonalidad convencional, que hizo tambalear los fundamentos de la música culta, y la invención de una nueva y revolucionaria forma de memoria, la grabación sonora, que redefinió y dio fuerza al mundo de la música popular. Una marea de sondas y experimentos alrededor de nuevos recursos musicales y nuevas prácticas organizativas inundaba las dos disciplinas, provocando así un intercambio entre ambas y la consolidación de una nueva estética que llevaría el sonido y sus manipulaciones más allá de los estrechos límites de la “música”. Esta serie intenta trazar esos cambios de manera analítica, para explicar cómo y por qué los géneros musicales y posmusicales son como son. En SONDAS #33 empezamos a rastrear el impacto de la aplicación de la electricidad en el mundo de la música y observamos más de cerca casos como el telégrafo musical, el Telharmonium (un sintetizador mecánico de doscientas toneladas del siglo XIX) en Estados Unidos, así como el Theremin y el visionario Rhythmicon en la U.R.S.S.

A cargo de Chris Cutler
Compartir
ExtraSondaselectricidadradioChris CutlerTranscripción SONDASCreative Commons