31/03/2017 4' 36''

English

“Born in Flames” (1983), la segunda película de la cineasta autodidacta y pionera del cine queer y lésbico militante Lizzie Borden, despliega, según palabras de Sophie Mayer, un relato de «ciencia ficción afrofuturista feminista», que pese haber sido estrenado en 1983 rezuma actualidad. Realizada sin guión previo -con lo que ella llama narración inductiva- y rodada durante cuatro años con un presupuesto de apenas 40.000 dólares, Borden hace de la mesa de montaje uno de sus mejores aliados y recurre al pseudodocumental para suplir con intuición y obstinada lucidez las carencias que conllevan la precariedad y el amateurismo en el mundo del cine.

Es en este contexto que la radio pirata se convierte en uno de los protagonistas y motivos principales del hilo narrativo de “Born in Flames”. En este pequeño fragmento, Lizzie Borden explica las diferentes razones por las que se fijó en el fenómeno de las radios libres europeas y cómo este recurso le ayudó a articular las diferentes agendas de esta película de culto.

Compartir
ESPECIALESRADIOACTIViDADRADIOACTIViDADLizzie Bordenradio pirataradio libre