• 00:30 Primeras obras comerciales
  • 04:39 "Beaux Arts": resonancias y fricciones
  • 05:52 La poesía en el origen
  • 07:11 Hiperacceleración del capitalismo y metáforas fósiles
  • 08:24 Arqueología ficticia y contramapas
  • 10:48 El mapa: de instrumento de control a dispositivo de experimentación en la narración
  • 12:10 El taller y el mapa como estrategias de creación de nuevas narrativas
  • 15:08 En el mundo del arte no pasa nada... excepto cuando pasa
  • 20:53 Agustín Parejo School
  • 23:51 Finales de los 70...
  • 25:40 Hilos que comunican periodos
  • 26:28 La ironía... o poner comillas
20/01/2017 31' 2''

“Una línea de puntos”. Así describe Rogelio López Cuenca (Nerja, 1959) la sutil pero efectiva alteración del orden conceptual que propician sus obras. Si el artista andaluz insiste una y otra vez en sus orígenes como poeta experimental, es precisamente porque muchas de sus piezas utilizan el lenguaje como catalizador de reacciones, como vehículo con el que llegar a un estado de paradoja. Dispositivos visuales y acrobacias lingüísticas con las cuales invitar a una reflexión, muy a menudo de corte político. La yuxtaposición de elementos provenientes de esferas aparentemente alejadas la una de la otra, y el uso de elementos formales de la publicidad, destacan en esos primeros trabajos de finales de la década de los setenta, con los que López Cuenca desembarcaba oficialmente en el mundo de las artes plásticas después de recibir “un rechazo total y absoluto, sin ninguna fisura” en el de la escritura.

En FONS ÀUDIO #46, el artista rememora algunos de los aspectos clave que llevaron a la creación de tres obras de la Colección MACBA, No (W) here Postcards (1998), Beaux Arts (1992), y Musée Élan (1989), al tiempo que relata esa transición de la literatura a la práctica artística, a un desarrollo distinto de sus intereses conceptuales, semánticos y en parte puramente pop. Logotipos intervenidos, metáforas fósiles, señales de tráfico utópicas, comentarios sobre el formato, reflexiones sobre las implicaciones del medio y de la capacidad del arte de generar breves paréntesis en la vida cotidiana de quien lo recibe. La capacidad de un artefacto artístico de “retardar la interpretación de las señales”, como él defiende. Su paso por el colectivo artístico Agustín Parejo School, que aglutinó a tantos otros militantes desencantados con el estancamiento endémico de su propia militancia, es otro testimonio de su interés por mezclar lo político y lo poético, y por explorar eso que Gerard Genette denomina paratextos: “el conjunto de convenciones y dispositivos liminales, tanto dentro como fuera de un libro, que forman parte de la compleja mediación entre libro, autor, editorial y lector.”

Compartir
EspecialesFONS ÀUDIORogelio López CuencaCreative CommonsColección MACBA