• 00:38 Euforia regresiva de los 80. De la pintura a la acción
  • 03:11 "El ombligo del mundo" (1990-1991). La destrucción del objeto de culto
  • 04:28 Voluntad terapéutica y experiencias iniciáticas
  • 05:46 Matar al padre. Del pincel a la escoba
  • 06:33 "Love’s sweeter than wine. Tres estados en una relación" (1993)
  • 10:31 Luces y sombras: la desmaterialización sensorial
  • 13:26 Lo particular versus lo colectivo. Entre la experiencia y los arquetipos
  • 16:42 Democratizar la alta cultura
  • 18:04 "Envases: el culto a la madre" (1996)
  • 22:06 Mujer y artista
  • 23:45 Por una museología viva
  • 27:51 Mi taller es mi vida
27/03/2014 30' 23''

Catalán

La trayectoria artística de Eulàlia Valldosera (Vilafranca del Penedès, 1963) arranca a mediados de los ochenta, en un contexto en el que la euforia productiva de una recién estrenada democracia convive con el conservadurismo y las contradicciones propias de una sociedad aún muy marcada por los años de silencio y represión.

Frente a la hegemonía internacional de la pintura (Barceló, transvanguardia italiana, neoexpresionismo alemán, etc.) y la primacía del objeto artístico como moneda de cambio, Valldosera propone una serie de prácticas procesuales en las que performance, acción e instalación se dan la mano generando espacios alternativos para la resistencia, la experimentación y la reflexión.

La artista ha centrado su trabajo conceptual en torno al cuerpo y la representación propia, pero también alrededor de la percepción humana. Sus piezas se valen de luces, sombras, espejos y proyecciones múltiples en una investigación visual sobre el género, el espacio doméstico y los arquetipos de la feminidad, cuya metáfora central, entre otras, es frecuentemente la limpieza.

Desde los años noventa, la luz se ha convertido en un elemento fundamental de su trabajo. Mediante proyecciones combinadas con objetos sencillos del entorno cotidiano, consigue crear grandes instalaciones con un efecto escenográfico y mágico. Paralelamente, utiliza la fotografía y el vídeo en obras que revisan la relación del espectador con los objetos y las personas. La aportación de Valldosera al lenguaje de la escultura contemporánea la ha convertido en una de las artistas catalanas conceptuales con mayor proyección internacional.

Eulàlia Valldosera ha participado en numerosas bienales, como las de Gwangju en Corea del Sur (1995), Sydney (1996), Manifesta I en Rotterdam (1996), SITE Santa Fe en Nuevo México (1997), Estambul (1997), Johannesburgo (1997), Yokohama en Japón (2001), Venecia (2001) y Sao Paulo (2003), entre otras. En 2001, el Witte de With de Rotterdam y la Fundació Antoni Tàpies de Barcelona organizaron una muestra retrospectiva de su obra, y en 2009 lo hizo el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid.

Compartir
EspecialesFONS ÀUDIOBarcelonaCreative CommonsColección MACBAEulalia Valldosera#8M

Programas de RWM relacionados