• 00:26 De la escultura a las videoproyecciones
  • 02:06 "Sense títol" (Creu esclava), 1990. Esculturas con gomaespuma y Mecalux
  • 04:20 Las medidas: cintas métricas, palmos, pies y pulgadas
  • 07:12 "Últimos deseos", 1995. La tentación de dejarse caer
  • 10:23 "Ciències naturals", 1997. Una colonia de ratas en el museo
  • 13:48 "Sísif", 1995 y 1996. Arte en línea
  • 17:10 "Z", 1999-2003. Las moscas parasiten la web
  • 19:55 Móviles, redes sociales y activismo
  • 22:03 Viaje a Sao Paolo: los motoboys
  • 23:47 Viaje a Ciudad de México: los taxistas
  • 25:17 El artista como dinamizador. Autoría desplazada
  • 27:05 Instalaciones documentales o documentales expandidos
  • 28:15 Ciudad de México. Los taxistas, 2004
  • 29:50 Canal Gitano en Lleida, 2005
  • 32:36 La Barcelona inaccesible, 2006
  • 37:08 Reflexiones finales
13/02/2014 38' 1''

Catalán

Antoni Abad creció en una familia de creadores ‒su madre es poeta y su padre era escultor‒ y, tras licenciarse en Historia del Arte por la Universidad de Barcelona, en 1979, inicia su carrera como escultor.

Los grandes bloques de materiales «blandos», como la gomaespuma, pronto dan paso a estructuras móviles de corte industrial realizadas con Mecalux. En uno y otro caso, se apuesta por una estética minimalista que otorga especial importancia a la visualización del proceso creativo y al dinamismo de unas formas que insinúan infinidad de combinaciones posibles. Así, estas piezas suelen ir acompañadas de secuencias fotográficas que documentan las diferentes fases del trabajo. De aquí surgirá, asimismo, el interés del artista por los sistemas de medición. Abad mide obsesivamente la realidad que lo rodea, en un intento desesperado de aprehenderla.

En 1993 viaja a Canadá para participar como artist-in-residence en el proyecto Nomad de The Banff Centre for the Arts, una experiencia que marca un punto de inflexión en su carrera. Abad llega allí como escultor y regresa como videoartista. En las Montañas Rocosas descubre el potencial creativo del vídeo, de las proyecciones en el espacio, pero también de los ordenadores y de Internet. «Al volver a Barcelona ‒declara el artista‒ mi maleta ya no contenía aquellas herramientas de escultor, sino cintas de vídeo y mi primera dirección email».

Sus videoproyecciones camaleónicas, de resonancias kafkianas, nos hablan de la fragilidad del ser humano con un tono existencialista y a la vez lúdico y sensual. Son piezas como "Últimos deseos" (1995), la primera versión de "Sísifo" (1995) o su trilogía de las ratas: "Errata" (1996), "Ciencias Naturales" (1997) y "Love Story" (1998). Estas videoinstalaciones evolucionan hacia al el net.art, en un proceso de desmaterialización que cristaliza en su red de colonias virtuales de moscas que parasitan la web: "Ego" (1999) y "Z" (1999-2003). Abad crea además la primera pieza de net.art que se vende en España, "1.000.000" (1999).

Llega un momento, sin embargo, en el que el artista siente la necesidad de conectar todo este bagaje tecnológico con una realidad social que traspase las fronteras de lo puramente artístico. Es entonces cuando empieza a desarrollar su serie de proyectos comunitarios de publicación móvil, destinados a dar voz a colectivos habitualmente ignorados o discriminados por los medios de comunicación oficiales.

La inmediatez y autonomía que posibilita la telefonía móvil de última generación supone una herramienta eficaz para retransmitir en la web, en primera persona, unas problemáticas que previamente se debaten en asambleas colectivas. El artista actúa aquí como impulsor o dinamizador de unos relatos que bien pronto empiezan a articularse libremente en las voces de sus protagonistas. Desde 2004 estos proyectos conviven en megafone.net: "sitio*TAXI", México DF 2004; "canal *GITANO", Lleida 2005; "BARCELONA*accessible", Barcelona 2006; o "canal*MOTOBOY", São Paulo 2007.

Sus proyectos se han presentado en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid (1997); el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires (1999); el New Museum, Nueva York (2001); el Hamburger Banhof, Berlín (2002) o el MACBA (1996, 2003 y 2014).

Otros FONS AUDIO:
FONS AUDIO #23. Oriol Vilanova
FONS AUDIO #22. Xavier Ribas
FONS AUDIO #21. Eric Baudelaire
FONS AUDIO #20. Sandra Balsells
FONS AUDIO #19. Eulàlia Grau
FONS AUDIO #18. Erick Beltrán
FONS AUDIO #17. Judith Barry
 

Compartir
EspecialesFONS ÀUDIOColección MACBACreative CommonsBarcelonaAntoni AbadFONS ÀUDIO