31/12/2012 24' 25''

Catalán

Han pasado doce años entre la muestra de Perejaume (Sant Pol de Mar, 1957) en el MACBA, "Dejar de hacer una exposición" (1999), y la que se celebró en la Pedrera en 2011, "Ai Perejaume, si veies la munió d’obres que t'envolten, no en faries cap de nova". Pero uno y otro proyecto hilvanan en el tiempo lo que ha sido una inquietud constante en la obra del artista catalán: la necesidad de practicar una ecología de la representación en un mundo saturado de imágenes. Despintar, desdibujar o deshacer son algunas de las estrategias con las que Perejaume reflexiona sobre los límites de la representación artística y del espacio museístico, así como sobre la necesidad de restablecer una relación directa (no mediatizada culturalmente) con la naturaleza, los objetos y el territorio.

Perejaume inicia su trayectoria artística a finales de los años setenta. Se lo vincula entonces a corrientes vanguardistas como el dadaísmo, el surrealismo o el arte conceptual, pero también al romanticismo y al paisajismo catalán del siglo XIX. Joan Miró, Brossa, J.V. Foix, Verdaguer, la cultura popular del Maresme o el mundo de la pagesia son algunos de los referentes que lo inspiran. Su producción artística ha evolucionado entrelazada a su creación literaria y ha dado lugar a una poética de infinitas resonancias metafóricas en la que conviven pintura, fotografía, escultura, palabra, acción, vídeo y sonido.

En 2005 recibe el Premi Nacional d’Arts Visuals que concede la Generalitat de Catalunya y en 2006, el Premio Nacional de Artes Plásticas del Ministerio de Cultura de España.

Compartir
EspecialesFONS ÀUDIOPerejaumeCreative CommonsColección MACBA